Comparte este artículo

 

A inicio de los ochenta la japonesa Isuzu vivía uno de sus mejores momentos comerciales, gracias al éxito de sus motores diésel y el desarrollo de la LUV, convertido en un modelo de distribución mundial producto de su alianza con General Motors con la que además compartía propiedad.

Estos buenos tiempos se tradujeron en la ampliación de su gama y la incursión en nuevos segmentos. Así es como en 1981 debuta el todoterreno Trooper, un modelo bastante rústico en sus inicios y que se presentó en Japón bajo el nombre de Isuzu Rodeo  Bighorn, y que en mercados externos se comercializó bajo las marca Chevrolet (Trooper), Holden (Jackaroo), Subaru (Bighorn), y licenciado por SsangYong (Korando) en Corea del Sur. En Venezuela, en tanto, se conoció como Isuzu Caribe 442.

Se ofreció asociado a motorizaciones gasolina 1.9L y 2.2 Diésel, en carrocerías corta (Techo metal y descapotable) y larga, esta última en opciones tres y cinco puertas (7 pasajeros); todos reconocibles por sus faros frontales redondos.

El año 1986, en tanto, el modelo recibe un importante “facelift”; sin embargo, lo relevante será su versatilidad de uso, esta vez apto tanto para ciudad como para disfrutar en el barro. Aire acondicionado, lavafaros, llantas deportivas y nuevas franjas decorativas son parte del equipamiento disponible para la nueva serie.

El frontal ofrecía una gran toma de aire, una nueva rejilla de forma cuadriculada en tono negro, y faros rectangulares posicionados en los extremos, los que se unían a los intermitentes creando la percepción de una pieza única.

De costado su imagen era limpia, gracias a las amplias zonas vidriadas, a la vez de robusta por las dimensiones de su carrocería, destacando sólo los pliegues al nivel de los tapabarros y molduras en la zona baja de las puertas. Amplios espejos se ubicaban en la línea de la cintura y no directamente en el pilar A. La puerta trasera se abría de forma asimétrica.

El interior y, en especial el puesto de conducción se beneficiaban de su altura. Dos relojes centrales y múltiples testigos luminosos constituían su tablero de instrumentos, acompañados a su costado derecho de  indicadores de temperatura de líquido refrigerante, nivel de combustible y presión de aceite. Mención especial para la versión 5 puertas, la que sumaba sobre estos últimos medidores de altitud, inclinación y voltímetro.

A nivel de motorizaciones, en Chile se ofrecía para la versión corta 3 puertas la gasolina 4ZD1 2.3L de 110 CV, mientras que para las largas, la gasolina 4ZE1 2.6L de 115 CV. De igual modo, la marca a nivel global ofrecía las Diésel 2.8L de 87 CV (4JB1) y la Turbo de 100 CV (4JB1-T).

La suspensión delantera era independiente de doble brazo con barra de torsión, y amortiguadores hidráulicos telescópicos de doble acción. La trasera de muelles semielípticos reforzados con amortiguadores telescópicos de doble acción.

Los frenos eran de discos en las 4 ruedas para todas las versiones 2.6L, mientras que para las 2.3L los traseros eran de tambor. La transmisión para Chile era única, manual de 5 velocidades. La tracción para las 2.6L era con acople automático (eje trasero autoblocante), mientras que para la 2.3L era de acople manual. En lo mismo, destacar que los ángulos de entrada y salida eran de 43º y 32º, respectivamente.

La Serie ll de la primera generación arribó a Chile en julio de 1987 y estuvo en ventas hasta junio de 1992, con un total de 2.173 unidades vendidas:

  • 1987: 167 Unidades (167 2.6L)
  • 1988: 308 Unidades (163 2.3L; 138 2.6L ; 7 2.8L Diesel)
  • 1989: 619 Unidades (302 2.3L; 263 2.6L 3P; 34 2.6L 5P; 20 2.8L Diesel)
  • 1990: 432 Unidades (259 2.3L; 147 2.6L 3P; 23 2.6L 5P; 3 2.8L Diesel)
  • 1991: 580 Unidades (298 2.3L; 242 2.6L 3P; 19 2.6L 5P; 21 2.8L Diesel)
  • 1992: 67 Unidades (64 2.6L 3P; 3 2.6L 5P)

Galería Chevrolet/Isuzu Trooper 1987-1992

Quizás te interese:

Comparte este artículo

Deja tu comentario