Comparte este artículo

 

Para nadie es desconocido el explosivo crecimiento que ha alcanzado durante las últimas décadas el parque automotor en Chile. Con una población de poco más de 18.5 Millones de habitantes, en la actualidad el número de automóviles en circulación supera los 5.2 millones de unidades, 95,8% de los cuales incorporan convertidor catalítico, ambas cifras muy distantes de las 1.3 millones de unidades de 1990, las 535.000 de 1981, las 126.000 de 1960, o las 42.000 de 1930.

Estación Central Santiago de Chile 1890

Ahora bien, como toda historia tuvo un momento cero, el inicio de todo, cuando en Chile no circulaba automóvil alguno. Teorías respecto del primer vehículo que arribó a Chile existen varias; sin embargo, existe un consenso respecto al año 1902, momento en que la empresa “Besa y Cía” decide importar desde Francia un Darracq FL ll de un cilindro, 6,5 HP de potencia máxima, fabricado entre los años 1900 y 1901, carrocería Tonneau de cuatro asientos, y que arribará a nuestro país, vía barco de vapor, en mayo de 1902. Al año siguiente, hará noticia por el viaje realizado a Valparaíso, aventura en la que tardará 10 horas. Durante 1903, la empresa importará nuevas unidades, esta vez dotadas de “8 y 9 HP” de potencia máxima.

Fotografía de “Besa & Cía” año 1902

“Besa y Cía”, considerado el primer importador de vehículos en Chile, fue una empresa creada el año 1840 por José Besa Infante (1812-1904), el mismo que fundó el Banco de Chile en 1894. Uno de sus negocios más tradicionales era la “Casa Besa”, que poseía representación de marcas extranjeras, con amplia red de distribución en el país.

Darracq 6,5 HP 1900-1901

“Máquina del terror” se le denominó en Chile a los 1eros automóviles, por desbocar a los caballos de tiro.

Será esta empresa la que organiza la Primera exposición de automóviles en Chile, en las inmediaciones del “Parque Forestal”, en la ciudad de Santiago.

La empresa creará, además, “Besa Automotora”, la que entre otras tuvo la representación de las marcas Dodge, Mercedes-Benz y Volvo, y que durante la década de los sesenta se transformaría en el primer concesionario oficial de Nissan Motor Chile S.A., empresa  que ensamblaba los Datsun Bluebird y pickup L320 en la ciudad de Arica.

Darracq 6,5 HP.  Corso de flores en el Sporting Club de Viña del Mar Año 1905

La historia de la marca tienen directa relación con la vida de su fundador Pierre Alexandre Darracq,  nacido el 10 de noviembre de 1855 en Burdeos, Francia. De origen vasco, estudió para ser dibujante en el Arsenal de Tarbes, uno de los más grandes constructores de artillería

Mientras trabajaba en Hurtu-Hautin & Diligeo, empresa enfocada en fabricar máquinas de coser y de escribir, Darracq diseñó una máquina que ganó una medalla de oro en la exposición de 1889 en París.

En 1891, Darracq, junto con Jean Aucoc, fundaron la fábrica de bicicletas Française des Cycles Gladiator en Le Pré-Saint-Gervais. Estas tenían fama de ser confiables pero también muy asequibles.

Darracq vendió su compañía en 1896 a Adolphe Clément-Bayard, obteniendo una gran utilidad y en 1897 formó A. Darracq et Cie, más tarde Automobiles Darracq en Suresnes, Francia, fabricando piezas de bicicleta, motocicletas, triciclos y cuatriciclos, incluidas las bicicletas de motor Millet impulsadas por un motor rotativo de cinco cilindros.

Sin embargo, Darracq tenía los ojos puestos en la construcción de automóviles, no porque tuviera una verdadera afinidad con el, de hecho nunca aprendió a conducir.

El primer esfuerzo de Darracq en la producción de automóviles en masa se produjo en 1898, cuando comenzó a construir modelos con motor eléctrico.

En 1900, la compañía produjo su primer vehículo con un motor de combustión interna. Diseñado por Paul Ribeyrolles, este fue un automóvil ligero de 6,5 HP (4,8 kW) con un solo disco de 785 cc (47,9 pies cúbicos) y cambio de engranaje de columna de tres velocidades. Aunque no fue tan exitoso como se esperaba, se vendieron cien unidades y justamente una de ellas es la que arribará a Chile.

En 1901, Darracq firmó un contrato con Adam Opel para producir de forma conjunta vehículos en el entonces Imperio Alemán, bajo licencia, con la denominación “Opel Darracq”. Estos vehículos estaban formados por carrocerías Opel montados sobre un chasis Darracq, propulsados por un motor de dos cilindros.

La compañía Darracq prosperó, de forma tal que hacia 1903 ofrecía cuatro modelos: uno base de 1.1 litros, gemelos de 1.3L y 1.9 litros, y un 3.8 litros de cuatro cilindros.

La compañía Darracq fue adquirida por una institución financiera inglesa en 1903, que instaló a Alexandre Darracq como administrador. Los modelos 1904 abandonaron el chasis de madera forjada por uno de acero prensado, debutando en el nuevo modelo Flying Fifteen, con un motor cuatro cilindros de 3L.

Su calidad excepcional ayudó a la compañía a transformarse en el fabricante de automóviles más grande del planeta, con una producción anual de 1.600 unidades, las que representaban, en aquel momento, el 10% de la producción total de automóviles en Francia.

En 1905 estableció sucursales en el Reino Unido, España e Italia para luego expandirse a los motores de aviación. La filial italiana cerraría el año 1909, y sería adquirida el 1 de enero de 1910 por la Anonima Lombarda Fabbrica Automobili (ALFA), el primer paso para el nacimiento de la actual Alfa Romeo.

Darracq fue un ingeniero innovador, pionero en el uso del acero de valadio en la producción de automóviles. Henry Ford quedó tan impresionado con esta innovación que utilizó el producto masivamente en la fabricación del Modelo T.

Fue un Darracq 200 HP especialmente diseñado, el que estableció el récord mundial de velocidad terrestre en 1905, mismo vehículo con el que estableció una sucesión de récords en los siguientes 4 años, con una velocidad máxima registrada de 197 Km/h.

En junio de 1906, siguiendo la publicidad de los récords mundiales, el automóvil fue comprado por Algernon Lee Guinness, quien se convirtió en director de la compañía Sunbeam Talbot Darracq.

El año 1913, Darracq vendió a inversores británicos toda su participación en la empresa, cambiando radicalmente de rubro, invirtiendo, por ejemplo, en casinos y hoteles. Pierre Alexandre Darracq fallece a la edad de 76 años, en su casa de Montecarlo, siendo sepultado junto a su esposa Louise (1850-1920) en el mausoleo familiar en el cementerio Père Lachaise en París.

La antigua compañía de Darracq se fusionó con Talbot-Sunbeam en 1920 y produjo automóviles con las marcas comerciales Darracq, Talbot-Darracq y Talbot antes de su disolución en 1952.

 

Volviendo a Chile, el mismo año 1902, según investigación realizada por el sitio “Tuerca.cl”, César Copetta importa dos unidades; un De Dion Bouton de 3 1/2 HP y un De Dion Bouton de 6 HP, ambos de cuatro asientos. Al año siguiente importará un 12 HP, convirtiéndose en el modelo más potente del país, momento en que ingresan unidades Renault. De forma paralela, un modelo de la marca inglesa Star Motor arribará a Punta Arenas. 

De Dion-Bouton Tipo 3,5 HP 1901

Si el apellido le suena conocido es porque los hermanos César y Felix Copetta, realizan el 10 de agosto de 1910 el primer vuelo de un avión en Chile, a bordo de un biplano Voisin, en la actual comuna de Ñuñoa.

Portada Revista Zig-Zag 5 de enero 1908. Chile. Nuevos Medios de Transportes

Ambos, llegaron a Chile procedentes del país galo por sugerencia del mismo Gustave Eiffel, con el objetivo de desarrollar diversos proyectos de ingeniería, en una etapa post construcción del viaducto de Malleco y la Estación Central, proyectos en la que él participó de la licitación de construcción y que finalmente perdió en manos de Schneider et Cie.

De Dion-Bouton Tipo 6 HP 1902

Los hermanos  deciden radicarse en nuestro país, enfocados inicialmente en la fabricación de bicicletas, además de construir los primeros 4 aviones chilenos a partir de 1911, para derivar en la producción de monocarriles a partir de 1930.

Renault Type G 8 HP Dos plazas 1902

Graneros, el primer automóvil construido en Chile y el Holzman de 1888

No podemos dejar de mencionar dos vehículos que, igualmente, son parte fundamental de la historia del automóvil en Chile. El primero de ellos, el automóvil fabricado en la ciudad de Graneros ,de forma conjunta entre Rafael Ovalle Correa, dueño de una fundición, y Gilbert Hodgkinson, un ingeniero inglés. Ambos desarrollaron un automóvil que debutó el día 12 de abril de 1902, y que era capaz de alcanzar velocidades máximas, supuestamente, entre los 8 y 40 km/h. En el siguiente Link la interesante investigación del sitio chileno “Tuerca.cl”.

Carrocería aproximada del Automóvil fabricado en Graneros, Chile, Abril 1902

El segundo vehículo dice relación con un Holzman Four Wheeler, un vehiculo eléctrico cuya energía era proporcionada por cuatro baterías, importado el año 1888 desde Estados Unidos y destinado originalmente a la ciudad de Chilecito, en la Rioja, Argentina. Este modelo es considerado, históricamente, el primer automóvil en ingresar a Chile; sin embargo nunca lograría funcionar ni circular.

Modelo Holsman Car de 1908 (Con “S”). Carrocería aproximada del Holzman de 1888

Según se indica en el sitio “Prewarbuick”, Eleazar Herrera, el propietario original no habría logrado hacerlo funcionar, por lo que decide venderlo a un chileno, oriundo de la ciudad de Coquimbo, quien lo traslada por partes, cruzando la cordillera sobre mulas, corriendo similar suerte, dándole el carácter de “embrujado”, por lo que terminaría convertido en chatarra. Un ejemplar similar, del año 1898, pero de funcionamiento a gasolina existe en el museo del “Automóvil Club Argentino”.

Estación Central, Santiago. Año 1920. Los carruajes reemplazados por automóviles

Santiago 1955. El parque automotor supera las 48.000 unidades

Galería Darracq 6,5 HP 1900-1901

Quizás te interese:

Comparte este artículo

Deja tu comentario