Comparte este artículo

 

Renault estrena en Chile el nuevo Mégane RS 2019, un modelo que debutó en el Salón de Frankfurt en septiembre de 2017, esta vez con una potencia mejorada, pasando de una cilindrada 2.0L de 250 CV a una 1.8L de 285 CV, y que arriba a nuestro país en cuatro versiones, sólo en carrocería 5 puertas.

Versiones y precios

  • Mégane RS 1.8L Mecánico 6V Tapiz Tela $26.990.000
  • Mégane RS 1.8L Mecánico 6V Tapiz Cuero $27.790.000
  • Mégane RS 1.8L Automático 6V Tapiz Tela $28.990.000
  • Mégane RS 1.8L Automático 6V Tapiz Cuero $29.890.000
  • Origen: España

“En Chile y el mundo entero el Mégane RS se ha convertido en un ícono de la deportividad, ya que cuenta con los genes propios del automovilismo. Está nueva versión fue todo un reto en su desarrollo por lo que todos los elementos que se han incorporados sorprenderán y hará que mantenga su sitial entre los automóviles de su segmento”, señaló Pablo Arancibia, gerente de Renault Chile.

A nivel estético destaca su nuevo frontal ensanchado, con una parrilla que adopta una máscara tipo panel de abeja con luces específicas R.S. Vision. Para aumentar el caudal de aire fresco que alimenta el motor, la línea de admisión se ha vuelto a diseñar y se le ha añadido una segunda entrada de aire, así como un nuevo elemento filtrante de mayor volumen.

Mención especial para el sistema de iluminación de múltiples reflectantes LED R.S. Vision en forma de bandera de cuadros. Estas ópticas se integran en el parachoques delantero enmarcando la lámina de F1.

Equipado con nueve LED por bloque, este sistema reagrupa cuatro funciones de iluminación de alto rendimiento: luces de posición, luces de curva, faros antiniebla y luces de carretera de largo alcance. Con un alcance de 460 metros4 (un 17 % más con respecto a Mégane III R.S.), las luces de carretera son el complemento perfecto de los faros principales con tecnología Full-LED. Por primera vez, la firma luminosa C-Shape incorpora los intermitentes.

Los laterales de la carrocería, en tanto,  son específicos y permiten ensanchar 60 mm las aletas en la parte delantera y 45 mm en la trasera (respecto a Mégane GT), con una altura de la carrocería 5 mm más baja con respecto al Mégane GT y nuevas llantas R.S. interlagos negro diamantado de 19 pulgadas.

Hablando de la carrocería, el Mégane R.S. 2019 suma un color emblemático: el Naranja Tonic.

El interior  se muestra más tecnológico. La consola central está presidida por una pantalla táctil, con asientos delanteros sport envolventes con apoyacabezas integrados; tapicería Alcantara R.S negra y pespuntes rojos; pedales de aluminio y palanca de velocidades específicos; volante de cuero de diseño más delgado y tablero personalizable.

A nivel de equipamiento destacan el regulador de velocidad, la frenada activa de emergencia (ABS), ayuda de arranque en pendiente, freno de estacionamiento manual, y cámara de vision trasera. Se suman la pantalla táctil R-Link 2 –formato 8,7’’ vertical y sistema de audio Bose sound System.

Respecto de motorización adopta una nueva variante del motor 1.8 turbo de inyección directa nacido de las sinergias de la Alianza Renault-Nissan. Esta versión desarrolla una potencia de 280 CV a 6000 r.p.m. y un par de 390 Nm disponible de 2400 a 4800 r.p.m.

Para aumentar el caudal de aire fresco que alimenta el motor, la línea de admisión se ha vuelto a diseñar y se le ha añadido una segunda entrada de aire, así como un nuevo elemento filtrante de mayor volumen.

Para más rendimiento, el motor de Mégane RS 2019 se beneficia de tratamientos de superficie procedentes de la competición y de superautos, como el DLC (Diamond Like Carbon) para los empujadores de válvulas y el Mirror Bore Coating para el revestimiento de las camisas de cilindros.

Este motor dotado de una distribución por cadena ha reducido las emisiones de CO2 y el consumo (respectivamente, un 11 % y un 8 % menos con respecto a Mégane III R.S.). El nuevo Mégane RS contará con la ya conocida caja manual y otra de doble embrague EDC, ambas de seis velocidades.

La caja de velocidades EDC dispone, al igual que los vehículos de carrera, de un mando de cambio de velocidades mediante palancas en el volante. Los tiempos de cambio de marcha dependen del modo Multi-Sense seleccionado:

  • Comfort y Normal: cambios de marcha que preservan el confort, sin tirones.
  • Sport: cambios más rápidos, con una sonoridad amplificada.
  • Race: eficacia a la vez que comodidad, con cambios aún más rápidos.

En modo Sport o Race, la caja de velocidades EDC también cuenta con las funciones:

  • Multi Change Down: en fase de frenado en modo manual, se pueden reducir varias marchas de forma simultánea manteniendo pulsada la palanca izquierda. Se selecciona así la mejor relación para salir de una curva de la manera más eficaz posible.
  • Launch Control: gracias a una precarga del embrague y del turbo, las salidas desde parado son tan eficaces como en competición. En modo Sport, el antipatinado presta apoyo para encontrar la mejor motricidad en condiciones de adherencia precarias.

Una primicia mundial es la nueva tecnología 4Control System. Este sistema proporciona al conductor la sensación de adherirse literalmente a la carretera, mejorando la agilidad en las curvas cerradas y la estabilidad en las curvas rápidas.

De 0 a 60 km/h esta tecnología otorga mayor agilidad en las curvas, ya que las ruedas traseras giran en sentido contrario a las delanteras. Por encima de 60 km/h (100 km/h en modo Race) permite al RS  girar las cuatro ruedas en la misma dirección, lo que le da mayor estabilidad.

El Chasis Sport del nuevo Mégane RS ha sido diseñado estrenando nuevos amortiguadores y un sistema electrónico de reparto del par. Al actuar independientemente en los frenos de las ruedas motrices, esta tecnología permite limitar el subviraje y optimizar la motricidad al salir de las curvas.

El sistema de frenado evoluciona. El diámetro de los discos delanteros se eleva a 355 mm en la parte delantera (+15 mm respecto a la generación anterior).

El reglaje de la carrera del pedal da prioridad a la precisión de la dosificación, con lo que el conductor mantiene un total control, especialmente en circuito.

Otra novedad se encuentra en la suspensión. Esta tecnología, inspirada en el mundo del rally, consiste en integrar un “amortiguador dentro del amortiguador”. Al acercarse el final de la carrera, un pistón secundario amortigua el movimiento de la rueda antes del tope de choque. Al disipar la energía sin reenviarla a la rueda –como lo harían los topes tradicionales– los topes hidráulicos de compresión evitan el efecto de rebote y ofrecen un control óptimo del contacto neumático-suelo.

Ficha Técnica

Dimensiones

Colores

Galería Renault Mégane RS 2019

 

 

 

Comparte este artículo

Déjanos tu comentario