Comparte este artículo

 

Supra, palabra latina que significa “trascendente” o “por encima”, resultaría ser un nombre particularmente adecuado para el que es quizás el deportivo más famoso de Toyota.

El Supra dio sus primeros pasos en el mercado japonés como Celica XX (Celica Supra en otros mercados) en 1978. Se trataba de una versión más larga, ancha y potente del Celica, con un motor de seis cilindros y un porte más lujoso.

Es su motorización potenciada lo que permite que el Supra destaque de los otros Celica. El motor 2.6L y 6 cilindros en línea se transforma en el primer motor de producción de Toyota equipado con inyección electrónica de combustible. El Supra se presentaba disponible tanto con transmisiones manual como automática, de serie dotado con suspensión independiente en las 4 ruedas y frenos de discos en las 4 ruedas.

Llegado 1982, el Supra de 2da Generación arriba con un diseño totalmente nuevo, basado en la tercera generación del Célica. Ahora disponible en dos modelos diferentes, L-type y Performance, el Supra recibía nuevas mejoras mecánicas. El renovado motor 5M-GE mantenía los 2.8 litros, pero ahora lucía un doble Árbol de Levas (DOHC).

Las versiones L-type y Performance eran mecánicamente idénticas, con diferencias que se limitaban a temas estéticos; adornos en parachoques, llantas y neumáticos más anchos, con un interior deportivo en el paquete Performance. Los modelos de 1984 recibían pequeñas modificaciones mecánicas para las versiones equipadas con transmisión manual, con mayor relación de compresión y toma de aire de mayor diámetro.

El siguiente cambio importante ocurrió a mediados de 1986 cuando el Supra, la 3era Generación,  finalmente obtenía su propia identidad. Ya no formaba parte de la gama Celica, ofreciéndose con un motor DOHC de 3.0 litros, manteniendo los frenos de disco en las cuatro ruedas y la suspensión completamente independiente de sus predecesores.

En 1987, Toyota agregó un modelo turbo a la línea. Los Supras 1987 estaban disponibles con un techo deportivo tipo targa opcional para manejar al aire libre.

Con la excepción de cambios menores en su estilo, el siguiente cambio importante se produjo en 1993, la 4ta Generación, cuando el Supra entró en el reino de los “súper deportivos”. Disponible igualmente en versiones Turbo , el nuevo Supra supuso un cambio radical respecto a los antiguos Supras.

El rendimiento era ahora lo importante, y se emplearon medidas para bajar el peso. El modelo Turbo, con 320 caballos de potencia máxima, ofreció el más alto nivel de rendimiento.

Rediseñado de manera importante y debido a la cada vez más estricta normativa de emisiones, la transmisión manual de seis velocidades en el modelo Turbo será eliminada.

La transmisión de cuatro velocidades, con control electrónico automático se mantuvo disponible en el Turbo. Esta transmisión incorporaba un modo de cambio manual que le permitía al conductor seleccionar marchas, pero que también proporcionaba un modo totalmente automático.

Igualmente, se realizaron cambios menores en el interior y en la lista de opcionales. En 1997 regresaría la transmisión manual de seis velocidades.

La esperada cuarta generación del Supra, aparece con un largo capó y líneas fluidas, inspiradas en el 2000GT. El uso de materiales ligeros ayudó a los ingenieros a recortar el peso 100 Kg en comparación con su predecesor.

Dotado de un potente motor de 3 litros con doble turbocompresor este Supra sumó variados éxitos deportivos entre 1995 y 2003, incluida la participación en las emblemáticas 24 Horas de Le Mans, el vertiginoso ascenso al Pikes Peak y un gran número de campeonatos nacionales e internacionales.

Eso hasta este 2019, cuando conocemos los primeros antecedentes del nuevo Supra A90, de quinta generación. El nuevo Toyota Supra se estrenará a nivel mundial en el próximo Salón del Automóvil de Detroit —North American International Auto Show (NAIAS)—, que tendrá lugar en Detroit (EEUU) a partir del próximo lunes 14 de enero.

Con estética similar al GR Supra Racing concept, prototipo de la versión de competición del futuro modelo presentada en marzo de 2018, el nuevo Supra acudirá al conocido bloque de seis cilindros turboalimentado, de origen BMW, 3.0 litros de 340 CV de potencia máxima y 500 Nm de torque. Dicha potencia irá directa al eje trasero gracias a una transmisión automática de doble embrague.

Igualmente, a nivel de rumor, se habla de una versión de acceso equipada con un propulsor turboalimentado de 2.0 litros y 250 CV, a la que se sumará una más radical GRMN, desarrollada por Gazoo Racing, el brazo de competición de la marca, además de confirmar que tendrá una versión que participará en el campeonato japonés de GT, el JGTC, en la categoría reina del campeonato, la Super GT 500, a partir de 2020.

Galería Toyota GR Supra 2019

Quizás te interese:

Comparte este artículo

Deja tu comentario