Comparte este artículo

 

“Un vehículo que pueda tomar caminos difíciles e ir a lugares donde jamás habría llegado antes”. Esa era la premisa con que la japonesa Suzuki desarrollaba su primer vehículo de tracción en las 4 ruedas, denominado como LJ10 (Nota relacionada), estrenado en Japón durante 1970, asociado a un pequeño motor de origen Mitsubishi, dos cilindros, de 360 cc, y marcando el nuevo rumbo de la compañía.

El inédito modelo llegaba a sólo 15 años desde que la empresa iniciara la producción de vehículos, hasta entonces, enfocada fundamentalmente en modelos compactos, tanto para pasajeros como de uso  comercial, siempre bajo el nombre de Suzulight, denominación que abandonará en 1969, antes de ser identificada bajo el apellido de su fundador Michio Suzuki.

En 1975 la empresa decide iniciar la exportación del todoterreno, pero entendiendo que los motores pequeños eran más bien propios del mercado japonés, equipa al modelo con un tres cilindros de 539 cc y 33 HP,  pasando a ser denominado como LJ50 (LJ55 desde 1977), al que le seguiría uno de 4 cilindros y 797 cc, de 41 HP, el que adopta el nombre de LJ80.

De forma paralela, a finales de 1976, Derco tomaba la representación oficial de la marca para Chile, de ahí que desde 1977 circulen en nuestro país unidades LJ80, opciones de carrocería techo lona y metálico, carrocería tradicional y pickup, y con una que otra unidad asociada al motor dos tiempos del LJ50.

El éxito del modelo permite que llegado mayo de 1981, la marca estrene en Japón la segunda generación del modelo, la famosa serie “SJ”, que además de presentar una nueva carrocería y múltiples mejores técnicas y de suspensión, sume una nueva motorización de 1.000 cc y 45 HP.

Este nuevo modelo ingresará a Chile a inicios de 1982, bajo cuatro alternativas de carrocería -carrozado, convertible opciones puerta alta y baja, y pickup-,  manteniendo la cilindrada de 797 cc (SJ80) y sumando la nueva 1.0L (SJ10), período en que el modelo se transforma en todo un referente del segmento, y alcanzando grandes cuotas de popularidad; tanto que desde 1983 las campañas publicitarias harán referencia a “Jipsu”, mezcla de Jeep y Suzuki. A finales de ese mismo, en tanto, ingresarán versiones para 6 pasajeros, reforzando la gama local.

En 1984, en Japón, la marca presentaba la nueva motorización 1.3L de 63 CV, de forma inédita asociado a una transmisión manual de 5 velocidades, momento en que la marca decide actualizar la carrocería, reconocible estéticamente por abandonar en el frontal las barras verticales; sin embargo, lo relevante y profundo será el cambio de filosofía del modelo, dejando atrás el carácter de todoterreno clásico, resistente, destinado al trabajo duro, capaz de trabajar sin problema en condiciones extremas; todas ellas características bastante probadas.

El nuevo modelo, que adoptará el nombre de “Samurai”, recibe una mejorada suspensión, buscando hacerlo más suave; una barra antivuelco de mayor grosor; nuevo diseño de asientos y tablero de instrumentos; colores de carrocería más llamativos, dotadas de franjas laterales; todo para captar el interés de un público que necesita un vehículo de uso “más recreacional”, y marcadamente juvenil, perfil de clientes que en 1988 lo involucraría en una seria polémica. A los meses de iniciar la comercialización, en los 120 países en que estaba disponible, el cambio de estrategia, uniendo trabajo y diversión, resultaba totalmente exitosa.

Todo el relato anterior era para entender el contexto en que nace el “Vitara”, un modelo que debuta en Japón en julio de 1988 bajo el nombre de Escudo, en carrocería 3 puertas, opciones techo metálico y de lona, niveles de equipamiento JX y JLX, y que estrena el motor G16A 1.6L de 74 CV de potencia máxima, asociado a transmisiones manual de 5 velocidades y automática de 3.

El  Vitara potenció el concepto de “funcionalidad”, al ofrecer mayores cuotas de habitabilidad y confort que su hermano Samurai, pero manteniendo sus condiciones off-road, fortaleciendo  a la marca como referente mundial del segmento.

Con todo, para la marca japonesa el año 1988 no resultará ser todo lo brillante que podría haber esperado. Un artículo de Consumer Report indicaba que el Samurai era inseguro por su tendencia a volcarse, polémica que terminó en demandas contra la publicación de la organización, cuestionando la validez de las pruebas, y que finaliza sin resultados concluyentes, justo en medio de las actividades de preparación para introducir el modelo al mercado norteamericano, inicialmente bajo las marcas Suzuki (Sidekick), Chevrolet y Geo (Tracker)

Lo primero que llamaba la atención del Vitara era su carrocería marcadamente más aerodinámica que la de su hermano Samurai, con un pilar A inclinado, un parabrisas ligeramente redondeado en los bordes, faros contorneados, limpiaparabrisas semiocultos y parachoques curvos; buscando disminuir tanto el ruido de rodado como el consumo de combustible. Tapabarros realzados y un pilar B en tono negro completaban el cuadro.

El interior, en tanto, ofrecía un tablero de instrumentos bastante cercano a los de un vehículo de pasajeros tradicional, con tacómetro de serie, y un panel de formas redondeadas. En la zona media se posicionaban, de forma descendente, salidas de aire, controles de ventilación, radio, y finalmente reloj digital, cenicero y encendedor. Seguido aparecían las palancas de cambios y de transferencia.

Pensado para 4 pasajeros, los asientos delanteros ofrecían relieves laterales, con apoyacabezas cóncavos.; mientras que los traseros para las versiones JLX (Full), eran deslizables y reclinables, pudiendo formar una base plana con los delanteros. Mención especial para la visibilidad, mejorada con el corte de línea a nivel de los espejos, con amplias ventanas laterales, de apertura al nivel del pilar C, aunque la trasera ofrecía visión disminuida, dada la posición de la rueda de repuesto, apoyada por desempañador y limpialuneta.

A nivel de motorización adoptaba el 1.6L (1.590 cc) OHC de 74 cv a 5.250 rpm, con un torque de 122,5 NM a 3.100 rpm, con un único árbol de levas, 4 cilindros, 8 válvulas, el que proporcionaba un amplio par a bajas velocidades. Una caja de transmisión automática de 3 velocidades se desarrolló especialmente para el modelo.

La palanca de transferencia permitía pasar de tracción en 2 ruedas 2H, a 4H para circular en caminos en mal estado y barro; 4L en tanto, tracción baja, especialmente adaptada para subir cuestas, terrenos difíciles, en condiciones de nieve o barro. Los ángulos de entrada y salida eran de 40º y 41º, respectivamente, casi similares a los del Samurai (42º /41º).

La suspensión delantera era independiente, con amortiguadores McPherson y espirales. La trasera incorporaba una horquilla central, articulaciones libres y espirales; buscando ofrecer mayores niveles de suavidad. Casquillos de goma emparentados entre la carrocería y el chasis se instalaron para disminuir vibraciones, lo que no significaba eliminarlos, algo común en este tipo de vehículos.

El Vitara ingresa a Chile en abril de 1989,  en versiones JX y JLX, esta última reconocible por parachoques color carrocería; mientras que en el interior sumaba volante de 4 brazos, y asientos traseros individuales y deslizables.

Las ventas se inician “tímidamente” con un promedio mensual de 50 unidades, equivalente a la mitad de las cifras que entonces alcanzaba el Samurai. Sólo en noviembre de 1989, las cifras se invierten, totalizando finalmente 405 unidades anuales. Para 1990 las ventas cierran con 201 unidades JX y 325 JLX.

Durante 1990, en Japón, se estrena la carrocería 5 puertas, la misma que será comercializada por las marcas Chevrolet y GEO bajo el nombre de Tracker, como Pontiac Sunrunner en Canadá y desde 1995 por Mazda, exclusivamente para el mercado nipón, denominado Proceed Levante, acuerdo que permitió a Suzuki contar con el motor 2.0L Turbo Diesel. Destacar que el modelo se ensambló igualmente en España por la desaparecida empresa Santana.

En Chile, la carrocería 5 puertas, 28 Cms más larga que la original, ingresará en agosto de 1992, bajo el nombre de Sidekick, denominación que al corto tiempo será eliminada, asociado a un nuevo motor 1.6L 16V de 95 CV. Cabe destacar, que a esas alturas, las versiones descapotables ofrecían opción techo de resina.

A partir de 1997, el importador introduce nuevamente el nombre “Sidekick” para las versiones 5 puertas y suma la denominación “Nomade” para las full equipo de motor v6 2.0L de 135 HP; mientras que para el Vitara 3 puertas, los niveles de equipamiento serán “Estándar” (opciones de dirección y aire); “Lujo”, equipado con cierre, alzavidrios, espejos y dirección de serie (Opciones de Aire), y “Rugby“, esta última, con parachoques, molduras  y llantas distintivas, con equipamiento interior similar a la versión Lujo, y opciones de motorización 1.6L de 79 HP y 2.0L de 135 HP.

Finalmente, señalar que el Vitara de primera generación estuvo en venta en Chile hasta noviembre de 1999; sin embargo, desde marzo de 1998, convivirá a la par del “Grand Vitara“, nombre con que ingresa la segunda generación, estrenada en Japón en enero del mismo año.

En 2001, sin embargo, el modelo reingresará en versiones japonesas y españolas, las primeras asociadas a un motor gasolina 1.6L, mientras que las segundas lo harán a motores Turbo Diesel 1.9L; ambas en carrocerías 3 y 5 Puertas. Mencionar que el Vitara español 3 Puertas se comercializó en versiones estándar y Rugby.

Unidades Vendidas Chile 1989-1999/Precio base de la época:

  • 1989: 405 unidades 3 puertas/ $3.810.000
  • 1990: 526 unidades 3 puertas/$ 4.145.000
  • 1991: 766 unidades 3 puertas /$4.850.000
  • 1992: 902 unidades 3 y 5 puertas (846 3p y 56 5P)/$5.315.000
  • 1993: 1.339 unidades 3 y 5 puertas (1.259 3P y 80 5P)/$6.325.000
  • 1994: 1.704 unidades 3 y 5 puertas (1.647 3P y 57 5p) /$6.805.000
  • 1995: 1.132 unidades 3 y 5 puertas (1.098 3P y 34 5P) /$7.186.200
  • 1996: 1.816 unidades 3 y 5 puertas ( 1.632 3P y 184 5p) /$5.888.200
  • 1997: 3.130 unidades 3 y 5 puertas (2.524 Vitara, 285 Sidekick y 321 Nomade) /$5.888.200
  • 1998: 1.090 unidades 3 y 5 puertas (812 Vitara, 148 Sidekick y 130 Nomade)/$5.888.200
  • 1999: 276 unidades 3 y 5 puertas (114 Vitara y 162 Nomade)/$5.990.000

Unidades vendidas Chile 2001-2002:

  • 2001: 472 unidades 3 y 5 puertas ( 65 Vitara 1.6L japoneses, 271 Vitara españoles Diesel versiones base y Rugby, 67 Sidekick japoneses y 69 Sidekick 1.9L españoles/$7.658.200
  • 2002: 242 unidades 3 y 5 puertas ( 16 Vitara 1.6L japoneses, 173 Vitara españoles Diesel versiones Base y Rugby, 14 Sidekick japoneses y 39 Sidekick 1.9L españoles)/$6.990.000

Suzuki Vitara Ficha Técnica 1989

Dimensiones

Galería Suzuki Vitara 1988-1998

Comparte este artículo

Déjanos tu comentario